Inicio   |   Contáctenos

HEROÍNA

¿Qué es la heroína?

Es una droga ilegal altamente adictiva. No sólo es el opiáceo de más abuso sino que también es el de acción más rápida. La heroína se procesa de la morfina, sustancia que ocurre naturalmente y que se extrae de la bellota de ciertas variedades de la amapola. Típicamente se vende en forma de polvo blanco o marrón, o como una sustancia negra pegajosa conocida en la calle como goma o alquitrán negro. Aunque se está volviendo más común encontrar heroína de mayor pureza, la mayoría de la heroína que se vende en la calle ha sido mezclada o cortada con otras drogas o con sustancias como azúcar, almidón, leche en polvo o quinina. También se mezcla con estricnina u otros venenos. Debido a que las personas que abusan de la heroína no saben la fuerza real de la droga o su verdadero contenido, corren el riesgo de una sobredosis o de morir. La heroína también presenta problemas debido a la transmisión del VIH y otras enfermedades que puede ocurrir al compartir las agujas u otros equipos de inyección.

¿Cómo se usa la heroína?

La heroína generalmente se inyecta, se inhala o aspira, o se fuma. Típicamente el adicto se puede inyectar hasta cuatro veces al día. La inyección intravenosa proporciona la mayor intensidad y causa la oleada de euforia más rápida (de 7 a 8 segundos), mientras que la inyección intramuscular produce un inicio relativamente lento de la euforia (de 5 a 8 minutos). Cuando la heroína se inhala o se fuma, generalmente se sienten sus efectos máximos después de unos 10 a 15 minutos.

Efectos a corto plazo

Los efectos a corto plazo del abuso de la heroína aparecen poco después de la primera dosis y desaparecen en pocas horas. Después de una inyección de heroína, el usuario dice sentir un brote de euforia (un rush) acompañado por un enrojecimiento de la piel, sequedad bucal y pesadez en las extremidades a veces seguido por náusea, vómito y una picazón. Después de esta euforia inicial, el usuario pasa a una sensación de estar volando (on the nod), un estado en que se alterna entre estar completamente despierto y el sopor. Las facultades mentales se perturban debido a la depresión del sistema nervioso central.

Efectos a largo plazo de la adicción a la heroína

Aparecen después de haber usado la droga repetidamente por algún período de tiempo. Los usuarios crónicos a la heroína puede conducir a la muerte, y produce las siguientes complicaciones médicas:

•  Infecciones bacterianas de los vasos sanguíneos.

•  Abscesos y otras infecciones de tejidos blandos.

•  Celulitis y enfermedades del hígado.

•  Venas marcadas u obstruidas

•  Enfermedades infecciosas como hepatitis o VIH/SIDA.

•  Infecciones de las válvulas cardiacas.

•  Problemas musculares y articulares.

•  Enfermedades del hígado y los riñones.

•  Daños pulmonares, entre ellos neumonía y tuberculosis

La tolerancia, la adicción y la abstinencia

El uso regular de la heroína produce tolerancia a la droga, lo que significa que la persona tiene que usar una mayor cantidad de heroína para obtener la misma intensidad del efecto. Este uso de dosis más altas lleva, con el tiempo, a la dependencia física y a la adicción. Con la dependencia física, el cuerpo se adapta a la presencia de la droga y puede sufrir los síntomas del síndrome de abstinencia si el uso se reduce.

El síndrome de abstinencia, que en los abusadores de heroína puede ocurrir tan rápido como a las pocas horas de la última administración de la droga, entre otros síntomas, provoca un deseo de usar heroína, además de agitación, dolores en los músculos y en los huesos, insomnio, diarrea y vómito, escalofríos y movimientos en forma de patadas. Los principales síntomas de este síndrome alcanzan su punto máximo entre las 48 y 72 horas después de la última dosis y se calman después de aproximadamente una semana.

¿ Cuáles son los tratamientos para la adicción a la heroína?

El tratamiento tiende a ser más efectivo cuando el abuso a la heroína se identifica temprano. Existen diferentes tratamientos para la adicción a la heroína y estos varían dependiendo de la persona, pero la metadona, un opiáceo sintético que bloquea el efecto de la heroína y elimina los síntomas del síndrome de abstinencia, tiene un récord probado de éxito para los adictos a la heroína. Otros enfoques farmacéuticos, como el LAAM (levo-alfa-acetilmetadol), y la burpenorfina, así como muchas terapias de la conducta también se utilizan para tratar la adicción a la heroína.

Tratamiento de metadona

El tratamiento con metadona ha sido utilizado con eficacia y sin peligro para tratar la adicción a opioides durante más de 30 años. Prescrita adecuadamente, la metadona no es intoxicante o sedativa y sus efectos no interfieren con actividades regulares. Se toma oralmente y suprime los síntomas de la abstinencia al narcótico durante 24 a 36 horas. Los pacientes pueden percibir dolor y tener reacciones emocionales. Algo importante es que la metadona calma el deseo asociado con la adicción a la heroína, el cual es una de las razones principales de las recaídas.

Los efectos de la metadona duran alrededor de 24 horas de cuatro a seis veces más que los de la heroína por lo que las personas en tratamiento sólo necesitan tomarla una vez al día. La metadona también es un médicamento seguro aún cuando se use continuamente por 10 años o más. Cuando se combina con las terapias de comportamiento y otros servicios de apoyo, la metadona le permite a los pacientes dejar de usar la heroína y volver a tener vidas más estables y productivas.

Desintoxicación

El objetivo primordial de la desintoxicación es aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia mientras los pacientes se acostumbran a estar libre de drogas. Aunque de por sí no es un tratamiento para la adicción, la desintoxicación es un paso útil sólo si conduce a un tratamiento a largo plazo libre de drogas o a uno que usa medicamentos como parte del tratamiento.

Derechos protegidos - Fundación Génesis Inicio   |    Nosotros   |    Tratamiento   |    Actividades   |    Nuestro Equipo   |    Contáctenos