Inicio   |   Contáctenos

MEDICAMENTOS DE PRESCRIPCIÓN

La mayoría de las personas que toman medicamentos por prescripción médica, lo hacen de manera responsable. Sin embargo, el uso o abuso de drogas de prescripción sin razón médica continúa siendo una preocupación seria dentro del área de la salud pública. Cuando se abusan ciertas drogas de prescripción, como los opioides, los depresores del sistema nervioso central (SNC) y los estimulantes, éstos pueden alterar la actividad cerebral y llevar a la dependencia y posible adicción.

Clases de drogas de prescripción que son frecuentemente abusados:

  • Opioides, que se prescriben para tratar el dolor;

  • Depresores del sistema nervioso central (SNC), que se utilizan para tratar la ansiedad y los trastornos del sueño;

  • Estimulantes, se utilizan para tratar el trastorno del sueño llamado narcolepsia, el trastorno de hiperactividad con déficit de atención (ADHD) y la obesidad.

Opioides

¿Qué son los opioides?

L os opioides se recetan por sus propiedades efectivas analgésicas de aliviar el dolor. Los medicamentos que pertenecen a esta clase a veces conocidos como narcóticos incluyen la morfina, codeína, y otras drogas analgésicas. Dentro de estos encontramos la morfina que se utiliza antes y después de la cirugía para aliviar el dolor severo. La codeína, menos eficaz que la morfina, se utiliza para dolores menos agudos. Como los opioides que se pueden recetar para aliviar el dolor incluyen la oxicodona (OxyContin), propoxifeno (Darvon), hidrocodona (Vicodin) e hidromorfona (Dilaudid), así como la meperidina (Demerol) que se usa menos debido a sus efectos secundarios.

¿ Cómo afectan los opioides al cerebro y al cuerpo?

La forma de actuar de los opioides consiste en adehirirse a proteínas específicas llamadas receptores de opioides, que se encuentran en el cerebro, la médula espinal, y el tracto gastrointestinal. Cuando esto sucede los receptores de opioides, bloquear la transmisión de los mensajes de dolor al cerebro. Además de esto los opioides producen somnolencia, causan constipación, y dependiendo de la cantidad de la droga que se ha tomado pueden causar depresión respiratoria. Los opioides también pueden causar euforia porque afectan las regiones del cerebro que controlan lo que percibimos como placer.

Consecuencias del uso y del abuso de los opioides

El uso frecuente de los opioides causan una tolerancia a estas drogas, por lo cual las personas que las toman tendrán que utilizar dosis mayores para lograr los mismos efectos iniciales. El uso a largo plazo también puede llevar a la dependencia física y a la adicción, es decir, que el cuerpo se adapta a la presencia de la droga y si su uso se reduce o se suspende, ocurren síntomas del síndrome de abstinencia. Los síntomas que se manifiestan son:

•  Desasosiego.

•  Dolores musculares y de los huesos.

•  Insomnio, diarrea, vómito.

•  Repentinos de escalofríos con erizamiento de la piel (cold turkey)

•  Movimientos involuntarios de las piernas.

Cuando se consume una sola dosis grande de un opioide puede causar una severa depresión respiratoria que puede conducir a la muerte. Sin embargo, se ha demostrado que el uso médico de opioides analgésicos debidamente administrados es seguro y rara vez causa adicción clínica ( uso compulsivo).

Riesgos al utilizar los opioides con otros medicamentos

Bajo supervisión medica los opoides se pueden utilizar con otros medicamentos sin correr riego. Sin embargo normalmente no se deberían utilizar conjuntamente con otras sustancias que depriman el sistema nervioso central, tales como el alcohol, antihistamínicos, barbituratos, benzodiacepinas, o anestésicos generales, ya que aumentaría el riesgo de generar una depresión respiratoria que pondría en peligro la vida paciente.

Depresores del SNC


¿ Qué son los depresores del SNC?

Son sustancias que disminuyen la función normal del cerebro. Debido a esto, algunos depresores del SNC se utilizan para tratar la ansiedad y trastornos del sueño. Entre las medicinas recetadas para esto son: a) Barbituratos, como el mefobarbital (Mebaral) y el pentobarbital sódico (Nembutal) que se utilizan para tratar la ansiedad, tensión y trastornos del sueño. b) Benzodiacepinas, como el diazepam (Valium), clorhidrato de clordiacepóxido (Librium) y el alprazolam (Xanax), que pueden ser prescritos para tratar la ansiedad, reacciones agudas de estrés y ataques de pánico; las benzodiacepinas más sedativas como el triazolam (Halción) y el estazolam (ProSom) que pueden ser recetadas para el tratamiento a corto plazo de los trastornos del sueño.

¿ Cómo actúan los depresores del SNC sobre el cerebro y el cuerpo?

La mayoría de los depresores actúan sobre el cerebro afectando el neurotransmisor ácido gammaaminobutírico (GABA). El GABA funciona disminuyendo la actividad cerebral. Aunque las diferentes clases de depresores del SNC trabajan en maneras únicas, en definitiva es a través de su habilidad de aumentar la actividad del GABA que los depresores producen un efecto calmante que es beneficioso para las personas que sufren de ansiedad o de trastornos del sueño.

Consecuencias del uso y abuso de los depresores del SNC

Durante los primeros días en que se comienza a tomar un depresor del SNC, la persona generalmente se siente somnolienta y con falta de coordinación. Por lo tanto, a medida que el cuerpo se va acostumbrando a los efectos de la droga, estas sensaciones empiezan a desaparecer. Si se usan estas drogas por largo tiempo, el cuerpo desarrolla una tolerancia hacia la droga y necesitará dosis más altas para lograr los mismos efectos iniciales. Además, el uso continuo puede conducir a la dependencia física y, cuando se reduce o interrumpe su uso desarrollara un síndrome de abstinencia. Como los depresores del SNC trabajan disminuyendo la actividad cerebral, cuando una persona deja de tomarlos, la actividad cerebral puede acelerarse fuera de control pudiendo producir convulsiones u otras consecuencias dañinas. A pesar de que el síndrome de abstinencia de las benzodiacepinas puede ser problemático, rara vez es fatal, mientras que el síndrome de abstinencia después del uso prolongado de otros depresores del SNC puede causar complicaciones que ponen en peligro la vida del paciente. Por lo tanto, cuando una persona está pensando dejar la terapia basada en algún depresor del SNC debe hablar con un profesional de la salud o buscar tratamiento médico.

Riesgos al Utilizar los depresores del SNC con otros medicamentos

Por lo general no deben ser combinados con ningún otro medicamento o sustancia que cause una depresión del SNC, incluyendo medicamentos recetados para aliviar el dolor, la tos y alergias que no requieren prescripción médica, o con el alcohol. Si se usan con estas sustancias, especialmente con el alcohol, pueden disminuir la respiración, el ritmo cardíaco o ocasionar la muerte.

 

Estimulantes


¿ Qué son los estimulantes?

S on una clase de drogas que intensifican la actividad cerebral, ocasionando un aumento en la agudeza mental, en la atención y en la energía, esto a su vez es acompañado por una alteración en la presión arterial y un aumento en la velocidad del corazón y en la respiración. anteriormente los estimulantes eran utilizados para tratar el asma y otros problemas respiratorios, la obesidad, trastornos neurológicos y otras dolencias. Sin embargo, al hacerse aparente su potencial para el abuso y la adicción , el uso médico de los estimulantes a comenzado a disminuir. Actualmente, los estimulantes son prescritos para el tratamiento de pocas condiciones médicas como la narcolepsia, la hiperactividad con déficit de atención y para casos de depresión.

¿ Cómo afectan los estimulantes al cerebro y al cuerpo?

Los estimulantes, como la dextroanfetamina (Dexedrine) y el metilfenidato (Ritalín), tienen una estructura química similar a la del grupo de neurotransmisores cerebrales monoaminas, que incluyen la norepinefrina y la dopamina. Los estimulantes actúan aumentando la cantidad de estas sustancias químicas en el cerebro. También aumenta la presión arterial y la velocidad del corazón, oprime los vasos sanguíneos, aumenta la glucosa en la sangre y abre los conductos del sistema respiratorio. Además, el aumento en la dopamina está asociado con un sentimiento eufórico que puede acompañar al uso de estas drogas.

consecuencias del uso y abuso de los estimulantes

El abuso de los estimulantes pueden ser peligrosas. Sin embargo no lleva a la dependencia física y al síndrome de abstinencia, los estimulantes pueden ser adictivos en el sentido de que las personas comienzan a usarlos compulsivamente. Cuando se toman dosis altas de estimulantes repetidamente durante un corto período de tiempo se pueden producir sentimientos de paranoia y el uso de dosis altas de un estimulante puede ocasionar que la temperatura del cuerpo aumente peligrosamente y causar latidos irregulares del corazón.

Riesgos al utilizar de estimulantes con otros medicamentos

Los estimulantes deberían utilizarse conjuntamente con otros medicamentos sólo cuando el paciente está bajo supervisión médica. Es frecuente que se pueda recetar un estimulante a un paciente que esté tomando un antidepresivo. Sin embargo, los profesionales de la salud y los pacientes deben tener en cuenta que los antidepresivos aumentan los efectos del estimulante. También se debe tener en cuanta que los estimulantes no deberían ser tomados conjuntamente con remedios para los resfriados que se venden sin prescripción médica y que contengan descongestionantes ya que esta combinación puede aumentar la presión arterial.

Cómo prevenir y detectar el abuso de los medicamentos de prescripción

El abuso y la adicción a las drogas de prescripción constituyen un problema de salud pública. Sin embargo, las personas que utilizan los analgésicos, los depresores del SNC o los estimulantes rara vez se vuelven adictas si los toman de acuerdo a las indicaciones médicas. El riesgo de la adicción existe cuando estos medicamentos son utilizados de manera diferente a la prescrita. Los profesionales de la salud al igual que los pacientes pueden desempeñar un papel en la prevención y la detección del abuso de los medicamentos de prescripción.

Cuatro preguntas que ayudan a identificar el abuso de los medicamentos de prescripción:

•  ¿Ha sentido alguna vez la necesidad de disminuir el uso de un medicamento de prescripción?

•  ¿Se ha molestado alguna vez por comentarios de sus amigos o seres queridos con referencia a su uso de medicamentos de prescripción?

•  ¿Se ha sentido alguna vez culpable o arrepentido por su uso de medicinas de prescripción?

•  ¿Ha usado alguna vez medicinas de prescripción como un medio para seguir adelante o para calmarse?

 

Cómo se trata la adicción a los medicamentos de prescripción

El tratamiento debe tener en cuenta el tipo de droga utilizada y las necesidades de la persona. Es necesario que el tratamiento incluya algunos componentes como la terapia conjuntamente con un medicamento prescrito y necesidad de rondas de tratamiento antes de que el paciente logre una recuperación total. Las dos categorías de tratamiento para la drogadicción son el de la conducta y el farmacológico. El primero ayuda a las personas a funcionar sin las drogas, cómo manejar los deseos por las drogas, evitar las drogas y las situaciones que conlleven a su uso, cómo prevenir una recaída y cómo manejar una recaída si se presentara. Cuando los tratamientos de la conducta como la terapia individual, de grupo o familiar, el manejo de contingencias y las terapias de la conducta cognitiva se aplican correctamente, también ayudan a los pacientes a mejorar sus relaciones personales y su capacidad para funcionar en la sociedad.

En el segundo tratamiento se pueden utilizar medicamentos para tratar algunas Adicciónes, como la adicción a los opioides. Estos combaten los efectos de la droga sobre el cerebro y la conducta. También se pueden utilizar medicamentos para aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia, para tratar una sobredosis o para ayudar a vencer los deseos por la droga. Aunque individualmente los dos tratamientos pueden ser efectivos para tratar la drogadicción, las investigaciones demuestran que la combinación de los dos es más efectiva.

 

 

Derechos protegidos - Fundación Génesis Inicio   |    Nosotros   |    Tratamiento   |    Actividades   |    Nuestro Equipo   |    Contáctenos