Inicio   |   Contáctenos

ADICCIÓN A COCAÍNA

La cocaína es un alcaloide estraído de las hojas de la coca. Su apariencia es de un polvo blanco cristalino, los términos más comunes para denominarla son coca, nieve, marchosa, lady pura, pasta, blanca, perico, perica y farlopa. La cocaína puede aspirarse por la nariz, consumirse por vía oral, inyectarse o fumarse.

El crack es el término aplicado a la cocaína que se prepara en pequeños gránulos o cristales ( rocks ) que se fuman a través de una pipa de agua.

La cocaína es un estimulante que hace que el individuo se sienta hiperestimulado, eufórico, lleno de energía y mentalmente alerta después de consumir la sustancia. As una droga que origina una fuerte adicción y el desarrollo de graves problemas mentales y físicos. Incluso con una sola toma es posible llegar a fallecer por sobredosis o por ejercicios muy exigentes después de la ingestión.

Denominación de consumidores

•  Experimental . Esta persona ha probado la droga una o pocas
veces. Como la experiencia fue neutral o negativa, no
volverán a usar la droga. El consumidor experimental de cocaína,
ha inhalado algunas líneas de cocaína y ha
encontrado que la droga no le produce la euforia esperada o por el
contrario le produce disforia. Luego de una segunda experiencia
similar con la droga, no volverá  a usar la droga
nuevamente.

2. Ocasional. Este es el llamado consumidor social quien recurre
al uso de drogas de manera ocasional. Este consumo ocurre casi
siempre en un ambiente social. El consumo es de
bajo nivel, y el consumidor experimenta pocas consecuencias
adversas como resultado. En el caso de un consumidor ocasional de
cocaína, la cantidad raramente excede el 1/4 de gramo y la vía de
administración es intranasal.

3. Abuso . Esta persona puede ocasionalmente abusar de la droga
intoxicándose. El consumidor de cocaína que entra en esta categoría
es el que consume cantidades crecientes de la droga 1/2- 1 gramo
y frecuentemente comenzará a experimentar con la inyección
intravenosa de la droga o fumando base libre. Este tipo de abuso es
el resultado de una decisión cognitiva y conciente de abusar de la
droga y difiere cualitativamente del consumo adictivo. La
deferencia de un consumidor social a un abusador es una diferencia de
grados. El abusador puede escoger el limitar su consumo de droga y revertir hacia ser un consumidor social.

4. Consumo compulsivo (adictivo) . Este tipo de consumo es el que se presenta cuando el paciente ha desarrollado dependencia hacia la cocaína. Se
caracteriza por ser episódico y compulsivo, o sea que el paciente
puede no consumir todos los días, pero cuando lo hace es de manera
compulsiva y con perdida del control. Los intentos de control por
parte del dependiente son infructuosos y comienza a notarse uso a
pesar de daño. Con el consumo compulsivo o adictivo se presentan
los fenómenos de tolerancia y dependencia química.

Efectos inmediatos de la cocaína

Después de 3 a 5 minutos de haber inhalado cocaína se suele experimentar cierta disminución de inhibiciones , cambios en los niveles de atención , sensación de competencia y habilidad, aceleración de los procesos de pensamiento , disminución de fatiga , hambre, sed , dilatación de las pupilas, aumento de l ritmo cardiaco de la respiración y de la temperatura. Incluso con un solo ensayo se produce sensaciones de ansiedad y dificultades para dormir.

Efectos a largo plazo

Efectos psicológicos

• El consumo de cocaína puede originar dependencia, produciendo depresión cuando el individuo no experimenta la hiperestimulación durante su consumo.

• Después de un consumo repetido, el estado de hiperestimulación es reemplazado por sensaciones de nerviosismo, ansiedad, irritabilidad, oscilaciones del humor, paranoia, trastornos del sueño y pérdida de peso.

• La cocaína produce problemas emocionales, escolares y laborales y el aislamiento

de la familia y del grupo de amistades.

• La cocaína origina problemas psiquiátricos como psicosis, paranoia, depresión, ansiedad y delirios.

Efectos físicos

• La inhalación repetida de cocaína produce lesión de las fosas nasales e inflamación y congestión de los conductos nasales.

• Los individuos que se inyectan la droga por vía parenteral corren mayor riesgo de

presentar hepatitis e infección por el VIH, virus responsable del sida.

• Los individuos que fuman cocaína son más propensos a las infecciones respiratorias graves.

• Todas las formas de consumo de cocaína se han relacionado con la presentación de infarto de miocardio, dolor torácico, insuficiencia respiratoria, ictus, dolor abdominal y náuseas.

¿Por que es perjudicial la cocaína?

La cocaína es altamente adictiva y produce tolerancia, es decir cada vez se siente la necesidad de aumentar la dosis para obtener los efectos, esto implica riesgos tanto personales como sociales, que abarcan desde la posibilidad de tener dificultades psicológicas y un aumento de la delincuencia.

Los efectos de la cocaína son inmediatos, muy placenteros, y cortos. La cocaína y el crack producen una intensa, pero breve euforia, que pueden hacer que el consumidor se sienta con más energía. Como la cafeína, la cocaína produce un estado de alerta y reduce el hambre. En la medida en que la droga se desvanece, estas sensaciones temporales de dominación se convierten en una intensa depresión, y el consumidor de cocaína sufre un bajón, cae en letargo y puede dormir durante varios días.

Si el consumo de cocaína o crack continúa, los consumidores pueden desarrollar tolerancia y dependencia. Cuando la cocaína se consume repetidamente, el cerebro se adapta y se vuelve cada vez menos sensible a esta sustancia, por lo que la dosis de consumo debe ser incrementada gradualmente para obtener los mismos efectos. Esto es la tolerancia .

Por otra parte, cuando se deja de consumir cocaína o crack , el consumidor experimenta alteraciones psicológicas, esto es, el síndrome de abstinencia , que desaparece cuando se vuelve a consumir cocaína . Estos síntomas de abstinencia se dan porque el cerebro se ha adaptado a la presencia de la droga es decir, hay una neuroadaptación cerebral , y cuando el consumo de cocaína se interrumpe bruscamente, se hacen evidentes los desórdenes cerebrales que estaban enmascarados por el consumo. Cuando un consumidor se vuelve dependiente de la cocaína , su organismo sólo funciona normalmente si recibe esta droga .

El adicto está atrapado. El problema o la situación que lo llevo y que intentaba resolver cuando inicio a consumir cocaína se ha borrado de su mente. En este punto, en lo único que puede pensar es en conseguir y consumir drogas . Por lo tanto, se pierde el control de este consumo y se ignoran sus consecuencias.

La adicción a la cocaína es, por encima de todo, una enfermedad cerebral, a pesar de que todavía mucha gente cree que la adicción a la cocaína es un problema estrictamente social o de carácter, y se suele caracterizar a los consumidores de esta sustancia como personas moralmente débiles y gente sin fuerza de voluntad. Frecuentemente se cree, de manera errónea, que los adictos a la cocaína serían capaces de abandonar el consumo si estuvieran dispuestos a cambiar su conducta. Pero lo cierto es que más allá de consideraciones morales o sociales, la adicción a la cocaína es una enfermedad primaria crónica, progresiva y frecuentemente mortal si no se detiene y, por tanto, requiere de un tratamiento llevado a cabo por profesionales para la recuperación del organismo y del tejido cerebral.

 

Relación del uso de la cocaína con el consumo de otras sustancias

La cocaína es usada frecuentemente con el alcohol o con tranquilizantes, el primer efecto es que suspende la apariencia de los efectos desagradables del alcohol; el segundo es que en los usuarios de cocaína padecen de insomnio, que contrarrestan con píldoras tranquilizantes e hipnóticas para dormir exponiendo de esta manera al organismo a duras pruebas que pueden ser fatales.

 

Indicadores de que una persona está consumiendo cocaína

Los siguientes indicadores deben emplearse con prudencia pues pueden causar problemas en la persona afectada y en su familia.

•  Congestiones nasales crónicas que no se relacionan con ninguna enfermedad.

•  Cambios bruscos en los estados de ánimo; crisis de depresión, euforia y agresividad.

•  Perdida en los intereses habituales; mal rendimiento laboral y escolar.

•  Aislamiento de la familia y de los amigos

•  Necesidades repentinas de dinero, prestamos frecuentes, deudas injustificadas, desaparición de objetos de los lugares mas frecuentados.

 

¿ Qué se debe hacer cuando existe la certeza de uso de cocaína?

Lo primero es que la persona acepte su problema, luego se deberá buscar ayuda externa para realizar el proceso de desintoxicación y un tratamiento psicológico para la persona y su familia.

 

La cocaína es una de las drogas más adictivas

Las más adictivas y peligrosas drogas no producen síntomas físicos muy severos tras el cese de su consumo, y el crack y la cocaína son claros ejemplos. Ambas sustancias son altamente adictivas , pero su abstinencia produce escasos síntomas físicos, ciertamente nada en comparación con los generados por la abstinencia al alcohol o la heroína. Por tanto, cada droga produce unos efectos singulares, únicos, y en el caso de la cocaína y del crack , son muy poderosos.

Un consumidor crónico de cocaína puede desarrollar una tolerancia a estas sustancias, y al estar su organismo habituado al consumo de cocaína aparentemente parece que está muy activo y despierto. Pero una vez que se interrumpe el consumo , lo que puede ser muy difícil para un consumidor crónico de cocaína , empezará a sentir los síntomas de abstinencia muy rápidamente. Pero al contrario que en el caso del alcohol o los opiáceos, el síndrome de abstinencia de la cocaína no es dramático, no es esencialmente orgánico, sino ante todo psicológico y relacionado con la conducta del consumidor . Comienza con depresión, ansiedad, agitación y paranoia. A medida que la abstinencia avanza, hay un aburrimiento extremo, falta de motivación y depresión. El usuario, al recordar los efectos de la cocaína , o a la gente consumidora, o a objetos o situaciones asociadas con esta droga , le produce un intenso deseo o ansia de consumo . A menudo, estas asociaciones condicionadas provocan un nuevo exceso en el consumo de cocaína .

El síndrome de abstinencia, uno de los principales obstáculos en la desintoxicación de cocaína.

El síndrome de abstinencia para el paciente y la sociedad no se limitan a la severidad de las perturbaciones físicas, especialmente cuando la desintoxicación se ha llevado a cabo de forma ambulatoria. Porque los pacientes en tratamiento ambulatorio de desintoxicación en cocaína corren el riesgo de automedicarse para disminuir los síntomas de abstinencia y la interacción entre esta automedicación y las medicinas prescritas por el médico pueden causar sobredosis o daños cerebrales.

Los síntomas de la abstinencia de cocaína están asociados fundamentalmente a cambios en el sistema nervioso central (SNC). Los síntomas comunes incluyen depresión, insomnio, anorexia, fatiga, irritabilidad y agitación. La etapa REM del sueño se puede ver afectada durante varias semanas después del último consumo. Los pacientes experimentan un ansia de consumo intensa que puede durar semanas, y pueden desarrollar importantes desórdenes psiquiátricos concomitantes. Por otro lado, el riesgo de recaída es alto durante el periodo temprano de la abstinencia, en parte porque el ansia de consumo se dispara fácilmente por pensamientos sobre estímulos asociados a la cocaína .

 

 

Derechos protegidos - Fundación Génesis Inicio   |    Nosotros   |    Tratamiento   |    Actividades   |    Nuestro Equipo   |    Contáctenos