Inicio   |   Contáctenos

ALUCINÓGENOS

Los alucinógenos son sustancias que tienen la capacidad de producir alteraciones en la percepción. La mayor parte de ellos son de origen natural son derivados de plantas como el peyote, la mezcalina y hongos. Se trata de sustancias ya conocidas y empleadas en el pasado.

 

Alucinógenos más utilizados.

Los hongos mágicos

Estos poseen una sustancia altamente tóxica conocida como psilocibina que produce cambios drásticos en la percepción visual. Tienen una apariencia muy similar a los champiñones y crecen sólo en lugares húmedos. Existe una gran variedad de formas y tamaños y se les conoce usualmente como pajaritos, san isidros o derrumbes. Generalmente se consumen masticados o licuados y para su consumo se utilizan botellas con miel en donde se conservan, también son deshidratados al sol para molerlos y ponerlos en cápsulas. Aunque la experiencia la describe como placentera pero pueden producir conductas erráticas y poner a la persona en riesgo.

El peyote y mezcalina

Es un tubérculo o cactus amorfo de zonas desérticas de México y Estados Unidos, contiene una sustancia llamada mezcalina. Su consumo es fuertemente utilizado en procesos de comunicación o contactos espirituales. Suele consumirse oralmente y su sabor es amargo. Puede consumirse crudo, seco o licuado. Su nombre más común es el de cabeza. Entre los síntomas más importantes están alucinaciones, desorientación temporal y alteraciones del esquema corporal.

La mezcalina es una sustancia psicoactiva, se consumía por vía oral, masticado o mediante una infusión. En la actualidad, la mezcalina se refina en forma de polvo que suele ingerirse o, de forma ocasional, inyectarse. Su absorción es rápida; alcanza la máxima concentración en el cerebro entre los treinta y los ciento veinte minutos siguientes y puede permanecer en el organismo hasta una media de diez horas.

Yahé

Difundido en las selvas colombianas, es producto de, la mezcla de varias plantas. Entre los indígenas es utilizada para circunstancias especiales, y tiene propósitos religiosos. En los últimos años ha surgido un consumo urbano bajo la supervisión de indígenas, el objetivo no es claro pero es probable que se de por moda o curiosidad.

El LSD

Acido lisérgico, es extraído de un hongo del centeno, pero actualmente sintético. Es un alucinógeno muy poderoso, tiene la características de flahbacks es decir que después de varios días e incluso meses la persona puede experimentar súbitamente las mismas experiencias que tuvo cuando la ingirió, por lo tanto la sustancia no es eliminada totalmente y puede reactivar sus efectos en cualquier momento.

El LSD puede presentarse de muy diversas formas: tabletas, cápsulas, tiras de gelatina, micro-puntos, etc. La distribución de la sustancia se lleva a cabo en hojas de papel secante, sobre las que se ha impregnado dicha droga. Éstas, a su vez, se decoran con muy diversos motivos, adquiriendo al final un aspecto de sello o calcamonía que pasa fácilmente inadvertido.

Estas sustancias presentan síndrome de supresión, tolerancia y dependencia física y psíquica. Sus efectos, varían mucho en función del ánimo del consumidor, sus expectativas, el medio que le rodea etc. y pueden ser absolutamente impredecibles. En función de la cantidad ingerida, las primeras manifestaciones se presentan al cabo de treinta o cuarenta minutos y se prolongan durante ocho horas más para desvanecerse a partir de entonces, de forma paulatina. La tolerancia se desarrolla con bastante rapidez, pero desaparece tras varios días de abstinencia.

 

Esta experiencia se puede dividir en cuatro fases:

  • Fase de Subida: Entre treinta minutos y una hora tras la toma, los colores empiezan a ensombrecerse, los objetos en movimiento dejan tras de si una estela. Incluso con los ojos cerrados se pueden tener visiones similares.

  • Fase de Meseta: Alrededor de la segunda hora, los efectos se hacen más intensos. Aparecen visiones fantásticas y alucinaciones visuales.

  • Fase o Pico Máximo: El tiempo parece que se detiene y se experimenta una especie de traslación a otro mundo. Esta experiencia puede ser algo místico o, por el contrario, producir temor y miedo.

  • Fase de Caída o bajada: Entre cinco o seis horas después de la toma, van desapareciendo todos los efectos de la sustancia.

 

Efectos de los alucinógenos:

  • Alucinaciones, terror, ataques de pánico, paranoia

  • Repeticiones

  • pérdida completa de control emocional, estados de pánico, ideas de persecución, vértigos, desorientación

  • Dificultad de concentración, de control del pensamiento y disminución de la capacidad de recordar.

  • Adicción

  • Angustia, depresión, cambios en el estado de ánimo, temblores y trastornos de aprendizaje

  • Pérdida del habla y el control de los movimientos del cuerpo

  • Alteración de la noción temporal y espacial

  • Accidentes

  • Conducta violenta

  • Convulsiones

  • Coma

  • Suicidio

  • Muerte

 

Dependencia de los alucinogenos

El peligro de estas sustancias se encuentra relacionado con el desencadenamiento de fenómenos perceptuales que pueden inducir a pánico o conductas imprevisibles y la aparición de trastornos durables en personas que tienen una predisposición o historia de problemas psiquiátricos.

 

Tratamiento:

  El tratamiento recomendado para la sobredosis incluye lo siguiente:

  • Para disminuir la absorción: vomito o lavado gástrico, con excepción de estados precomatosos, convulsiones o psicóticas.

Tratamiento especifico:

  • Administración intramuscular o intravenosa lenta de 1 a 2 mg. de salicilato de fisostigmina a repetir después de 2h según se requiera para revertir los efectos tóxicos cardiovasculares y sobre el SNC.

  • Administración de pequeñas dosis de diazepam o un barbitúrico de acción rápida para el manejo de la excitabilidad.

  • Administración de pilocarpina al 0,5% para contrarrestar la midriasis.

Cuidados de apoyo:

  • Establecimiento de vías aéreas y vascular permeable.

  • Asistencia respiratoria y apoyo sintomático.

  • En paciente donde se confirme o sospeche de una sobre dosificación intencional deben referirse para consulta psiquiátrica.

 

 

 

Derechos protegidos - Fundación Génesis Inicio   |    Nosotros   |    Tratamiento   |    Actividades   |    Nuestro Equipo   |    Contáctenos